1º ANIVERSARI

Comencem el segón any d'hortsostenible amb la il.lusió que el projecte es  consolide i ens permeta guanyar-nos la vida dignament realitzant una activitat tan bonica i tan dura com és el camp i en concret l'horticulutura . Vivim del camp i per al camp, aprenent de les plantes i dels animals (humans i no humans) amb qui ens relacionem. Una de les parts més importants dins del projecte són els hortolans i consumidors, sense vosaltres, nosaltres no ens podriem dedicar a esta activitat.

Volem donar-vos per tant les gràcies a tots els qui consumiu les nostres verdures i a tots els qui gaudiu del vostre hort.

 

Seguim caminant per la senda de la biodiversitat, cada dia més amenaçada, i volem que sapigueu que sou particeps del procès de recuperació de molta de la biodiversitat hortícola amenaçada pel sistema convencional de distribució i consum dels aliments. Consumint les nostres verdures i plantant els nostres plantons, feu possible que estes varietats hortícoles sobrevisquen, a més de gaudir dels seus sabors i qüalitats que no podem trobar a cap altre lloc que no siga un hort familiar o un productor local que distribueix els seus productes dins un cercle proper i de confiança.

Molts de vosaltres també participeu del procès aconseguint-nos llavors de varietats que només es cultiven en algún hort de gent gran o només a algún poblet. Volem agrair-vos el haver-nos donat eixes llavors que nosaltres considerem un tresor donat que el sistema industrial de producció alimentària les ha deixat arraconades per no adaptar-se al transport a llargues distàncies, la manipulació, enmagantzemat,etc.

 

Per tot açò i moltes altres coses seguim el projecte amb il.lusió esperant que a vosaltres també vos agrade la senda per on caminem.

0 comentarios

ECO-LLAURES


XARXA DE PRODUCTORS I PRODUCTORES D’AGRICULTURA ECOLÒGICA

QUI SOM?
Som un grup de llauradors i llauradores de l’ horta de València que
hem optat per la producción ecològica i la comercialització local dels
postres productes. Estem en periode de construcció amb l’objectiu de
crear un espai de recolzament i coordinació entre nossaltres per tal
de complir els nostres objectius.

QUÈ VOLEM?
- Defensar l’agricultura ecològica com a única opció sostenible
i possible vinculada als valors de consum local i de proximitat.
- Enfortir l’economía agrària a partir del conreu ecològic per
tal de defendre el territorio front a les diverses amenaçes que
l’envolten com l’especulació urbanística o la pérdua d’ocupació al
medi agrari.
- Apropar-nos a un model agroecològic, es a dir, contemplar els
principis de l’ecología en la nostra manera de producció agrària,
incorporant idees sobre un enfocament de l’agricultura més lligat al
medi ambient i més sensible socialment.
- Conscienciar a les persones que, el comerç just comença per
xicotetes accions i gestos quotidians, aixó és, amb el consum de
productes dels productes biològics, dignificant així el treball de
l’agricultor/a ecològic i contribuïnt a fer sostenible l’economía
agrària local.
- Aconseguir el fácil accés de les persones als aliments de
qualitat així com als locals amb preus més asequibles, eliminant
intermediaris i apropant al màxim els productors/es als/les
consumidors/es.
- Difondre els mercats locals i promoure la creació
d’associacions de consumidors/es i/o venda directa al camp dels
postres productes.
- Recuperació de les varietats locals, per tal de poder fer
front al monopolio de les grans multinacionals, les quals estàn
controlant les llavors transgèniques, que en exclusivitat elles
mateixes comercialitzen.
- Defensa de l’autonomía dels pobles a partir de la recuperació
i defensa dels coneiximents tradicionals i locals agraris.

COM VOLEM FER-HO?
- Treballant el camp i fent realitat els principis esmentats;
per aixó es molt important també el compromise com a consumidor/a. Per
tal de poder incorporar en la Nostra quotidionitat aquest model de
consum crític i responsable.
- Llançant i recolzant les diferents propostes formatives que
considerem interessants. Compartint i transmetent els postres
coneiximents, així com incloent aquelles iniciatives que ja estiguen
funcionant en altres llocs.
- Dinamitzant aquesta xarxa, consolidant-la, i convidant als/les
altres productors/res a que col.laboren amb aquest projecte.
- Duguent a terme diferents campanyes de sensibilització al
voltant de les postres realitats agràries i de denúncia de politiquees
globals que amenaçen aquestes iniciatives.

1 comentarios

QUÉ SOM SENSE LA TERRA?

Res, no som res sense la terra

eixa frase m'ha cridat molt l'atenció, l'he escoltada a un documental que han passat esta nit a TV3,(llastima que l'hagen passat tant tard) es deia "The Garden". Tracta sobre la lluita d'uns llauradors urbans a Los Angeles, feren uns horts dins  la ciutat i al remat després de 10 anys els feren fora i assolaren les parcel.les. A you tube hi ha alguns videos penjats "south central farmers".

La qüestió és esta, que som sense terra?, qué som ara més que mai, si no tenim accés a la terra, quan estem sotmesos a l'agricultura industrial i als models de comercialització on el cànon de qüalitat és l'aspecte exterior dels fruits, sense importar com ha estat produït, amb quins criteris?. Si no tenim accés a la terra no podem assolir la sobirania alimentària, no podem ser els amos del que mengem. Donat que el comerç de les llavors està dominat per diverses multinacionals, i la enginyeria genètica està propiciant el desenvolupament de les llavors transgèniques, les quals son productes patentats i per tant son propietat d'algú. Ja no son, com durant milenis, patrimoni de la humanitat que s'ha compartit i ha evolucionat adaptant-se a l'entorn amb la selecció per part de l'home. Amb les llavors patentades no podrem guardar les nostres llavors, les haurem de comprar al propietari. Qué vos sembla, és important  l'accés a la terra i a les nostres propies llavors?És important saber el que mengem, d'on ve, com ha estat produït........?

0 comentarios

eduardo galeano

Me caí del mundo y no sé por donde se entra.
(Para mayores de 30)   pero deberían leerlo todos los que sepan leer.     
 

                                   

Eduardo Galeano, periodista y escritor uruguayo.

     Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco.

    No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

    Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.

    ¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.

    ¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.

    ¡Guardo los vasos desechables!

    ¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!

    ¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos!

   Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!

    ¡Es más!
    ¡Se compraban para la vida de los que venían después!
    La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza.
    Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.

    ¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.

    ¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de los tenis Nike?
     ¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa?
    ¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?
    ¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?
    Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura.

    El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad.
    El que tenga menos de 30 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la basura!!
    ¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de... años!
    Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII)

    No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan .
    Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De 'por ahí' vengo yo. Y no es que haya sido mejor.. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el 'guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo', pasarse al 'compre y bote que ya se viene el modelo nuevo'.Hay que cambiar el auto cada 3 años como máximo, porque si no,  eres un arruinado. Así el coche que tenés esté en buen estado . Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo!!!!  Pero por Dios.

    Mi cabeza no resiste tanto.

    Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.

    Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.

    Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?

    ¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron?

    En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. . ¡¡Cómo guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos las tapas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!

    Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo, inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que algo viviera menos que un jazmín.

    Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para pone r en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver.. ¡¡¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!!!

    Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de las medicinas por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía 'éste es un 4 de bastos'.

    Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en una pinza completa.

    Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas generaciones deciden 'matarlos' apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada: ¡¡¡ni a Walt Disney!!!

    Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: 'Cómase el helado y después tire la copita', nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.

    Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables.

    Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero.. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo,pegatina en el cabello y glamour.

    Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a la 'bruja' como parte de pago de una señora con menos kilómetros y alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la 'bruja' me gane de mano y sea yo el entregado.

     Eduardo Galeano

 

3 comentarios